sábado, 11 de febrero de 2012

Crónica del concierto en el Arena Monterrey...


Única, así resultó la presentación que ofreció anoche Laura Pausini en Monterrey.

Luego de dos años de ausencia, la italiana regresó a la ciudad para presentar ante los regios su Inédito World Tour, gira con la que demuestra no sólo su enorme voz, sino también su versatilidad sobre el escenario al mostrar su lado más rockero.

Minutos después de las 21:00, los gritos de “Laura, Laura” surtieron efecto y las luces de la Arena Monterrey se apagaron para dar paso a la cantante de 37 años.

Los acordes de “Bienvenido”, carta que abre su último material discográfico, retumbaron en el recinto y en la garganta de los miles de seguidores que corearon el tema.

Feliz, la intérprete observaba atenta a aquellos que desde las primeras filas la hacían sentir como en casa.

“¿Cómo están? México, de aquí no me voy”, saludó efusivamente Pausini al entrar al escenario.

Aunque por tratarse de Laura Pausini y debido a la cercanía del 14 de febrero, muchos esperaban un concierto plagado de baladas, la originaria de Ravena, Italia, recetó al público un espectáculo vanguardista y cargado de guitarras eléctricas.

“Wow, son más que la última vez. He aprendido más malas palabras en México, no las voy a decir; no ma… uy, no la debía de decir, ¿verdad? Este va a ser un concierto largo”, dijo.

Acompañada por un grupo de ocho músicos que cobijaron cada una de sus interpretaciones, Pausini no defraudó al incluir entre su repertorio aquellos temas con los que en la década de los noventa se dio a conocer en nuestro país.

“Así”, “La soledad”, “Se fue”, “Amores extraños”, “El valor que no se ve” e “Inolvidable” protagonizaron uno de los momentos más emotivos de la noche al escucharse alto y potente por cada rincón del lugar.

Criticada en su anterior visita a la ciudad por mostrarse con kilos de más, ahora la también compositora lució renovada e impecable en cada uno de sus cambios de vestuario diseñados por su compatriota, Roberto Cavalli. En la parte visual, el espectáculo fue enlazado con efectos que unieron tema tras tema, además de las diferentes coreografías que Laura Pausini ejecutó junto a sus bailarines.

“Inédito”, “Primavera anticipada”, “Como si no nos hubiéramos amado” y “Las cosas que no me espero” también hicieron acto de presencia en el recorrido musical que los regiomontanos emprendieron junto a la italiana.

La parte final se vio enmarcada con “Entre tú y mil mares” y “En cambio no”, mientras Laura se desplazaba de un extremo a otro del escenario para grabar en su memoria las caras de aquellos que no querían dejarla ir.

Para poner de pie al público, la fiesta parecía llegar a su fin con la alegría de “Mi banda toca rock”, tema original del grupo español Mecano, sin embargo, la nostalgia del adiós definitivo regresó con “Jamás abandoné”, su más reciente sencillo en la radio internacional.

“Gracias por su cariño, Monterrey, los veo pronto. Gracias por una noche inolvidable”.

La siguiente parada de Inédito World Tour será en la capital mexicana el próximo domingo.

Fuente:  Abelardo Luzanía

http://monterrey.milenio.com/cdb/doc/impreso/9111000

0 comentarios:

Publicar un comentario