miércoles, 18 de noviembre de 2009

Para ser madre tengo que ser hija: Laura Pausini


Cálida, cortés, guapa, sonriente, vaya, como siempre, Laura Pausini recibe a un periodista en un breve salón de un hotel de Ciudad de México para charlar. Sí, charlar, porque lo que se hace cuando se tiene que entrevistar a Pausini es básicamente eso. Una plática tan cálida que es imposible no sentir empatía por lo que sale de su boca. Pocas veces un artista puede reflejar con su persona lo que con sus canciones. Laura lo hace.

LA CHARLA

Después de tomar cada quien su lugar, la entrevista inicia con una sonrisa de ella y una buena respuesta: Laura, ¿vas a dejar la música?. "No -es clara-. Voy a descansar y voy a ser lo que debí ser desde hacer mucho. No puedo ser madre si no he sido antes hija, mi madre siempre me lo ha reclamado y es hora de que cumpla", remata con un perfecto español, cultivado luego de paso de más de 16 años por la música en el idioma de Cervantes.

Bien. No sólo da una respuesta certera sino que también da una posible frase para titular la entrevista ¿Será?, tal vez, pero eso se resuelve después, mientras sigo preguntando, piensa el entrevistador.

Laura, es inevitable hablar del pasado, pero iniciemos por el cercano. Hace unas semanas me senté en una butaca del Auditorio Nacional para ver un concierto tuyo, luego de varios años (el preguntador había asistido a un concierto de Pausini en el Teatro Metropólitan, hace algunos años) y pasé poco más de horas yendo y viniendo en mi vida y en mis recuerdos, algunos de ellos difíciles ¿No es difícil introducirse en ese mar de emociones que suponen tus primeras canciones? ¿ por qué si muchos cantantes detestan cantar sus temas iniciales tú lo haces con tanto gusto? "Porque son parte de mi vida, buena o mala, canciones como 'Se fue' o 'Gente' forman parte de mi pasado y debo recordarlo. Por ejemplo tú no sabes que cuando canto 'En cambio no' (el primer sencillo de su más reciente disco de estudio, Primavera Anticipada) es muy difícil para mí hacerlo porque me recuerda un momento muy duro (la muerte de su abuela), o que 'Como si nos nos hubieramos amado' está dedicada a una persona que me hizo mucho daño, que me traicionó y es difícil para mí cantarla, pero lo hago con gusto".


Es esa última parte de la respuesta la que hace trastabillar al entrevistador y piensa "Esa canción es de 2004, en ese año la mujer que tengo enfrente ya era Laura Pausini, la gran estrella italiana de la música pop ¿cómo es posible que alguien pueda lastimar a una estrella de ese calibre para escribir una canción tan dolorosa? ¿es posible que las estrellas de ese nivel sientan el amor (y el desamor) de esa manera? Sigamos, para descubrirlo".

¿En verdad te han lastimado así? "Sí, pero no soy la única persona a la que le pasa, y uno tampoco puede sentarse a llorar todo el tiempo, las cosas pasan y sólo puedes aprender de los errores". Sí, sí es posible, al menos Pausini demuestra que sí siente como cualquiera.

Los minutos pasan y mientras el entrevistador comienza a sentir la presión de la cercanía del final de la entrevista, Pausini se da tiempo para hablar de lo que la trajo a ese sillón: su nueva producción.¿Laura, qué nos traes, o más bien qué nos dejas (Pausini dejará su carrera un año y luego tardará otro para preparan una nueva producción- para tu descanso?) "Live, mi primer álbum en vivo en español, lo que se me hace una locura, porque aquí he tenido mucho éxito, pero es el primero. Lo quise hacer porque cuando escuche, por ejemplo 'Yo Canto' sabré que las voces que se escuchan son las del concierto al que fuiste. En este disco pedí que el sonido del público esté muy alto porque los protagonistas de este disco son los que asistieron a mis conciertos".

El final de la charla se precipita sobre Pausini que sigue contando sus experiencias y un entrevistador que se rehusa a irse, pero que tiene que hacerlo. La entrevista concluye con la confirmación del fanastismo de la italiana hacia Madonna y el agradecimiento por la charla que pocos cantantes expresan con tanta sinceridad como lo hace Laura. Un abrazo y un beso en la mejilla concluyen el encuentro de la estrella del pop italiano y un periodista, el de una gran cantante y yo.


Fuente de la noticia: Ulises Blanco http://www.esmas.com/musica/pop/noticias/801185.html

0 comentarios:

Publicar un comentario