martes, 13 de octubre de 2009

¡ Qué linda, Laura !


La cantante Laura Pausini entregó una noche de pasión a sus fieles seguidores durante su presentación de anoche en la Arena Monterrey.

Monterrey.- En pleno otoño la primavera llegó y se instaló en Monterrey. La causante del cambio climático fue la italiana Laura Pausini, quien con su gira internacional trasportó a los regios a la bella estación.

Después de 12 años de ausencia la italiana inició con treinta minutos de retraso su cita, tal vez la causa fue la poca asistencia del público que había llegado puntual y que trataba de animar desde las primeras filas a los demás por medio de porras que formaban el nombre de la artista: “LAURA”.

A las 21:25 las luces se apagaron y la cantante apareció portando un vestido azul rey un poco corto, que evidenciaba un notable sobrepeso, pero eso sí, tras él la cantante demostró que el canto lo lleva en la sangre y su talento se desborda por los poros de su piel.

“No quiero que sea una noche de timidez después de tantos años de no estar en esta ciudad eternamente bella. Ahora les quiero brindar lo máximo con mi música y con mi banda”, aseguró la intérprete después de cantar “Alzando nuestros brazos”, tema con el que inició su actuación.

Interactuando a cada minuto con sus fieles fanáticos, la italiana derrochó su energía en el escenario, tratando de acercarse cada vez más a las palmas de sus seguidores.

Un público entregado de principio a fin recibió la cantante a quien dio las gracias en su idioma y al cumplir el sueño anhelado para veinte fanáticos, que previo a su actuación tuvieron la oportunidad de tomarse la fotografía del recuerdo.

Las ansias de estar frente a su ídolo se desbordaron al corear cada uno de los temas de la intérprete de 41 años de edad quien regresó para reconquistar a su público, una tarea que no le costó mucho.

El show, que duró poco más de dos horas, abarcó lo más relevante de la carrera de la italiana, quien hizo alarde de su gran rango vocal cuando interpretó “Víveme”, que la gente aplaudió con todas sus fuerzas, ovacionando a la cantante incluso de pie.

“En 1994 interpreté esta canción que no habla sólo del amor, y con la que yo no les quiero aburrir, sino quiero recordar. ¿Qué les parece si recordamos? Pónganse muy cómodos sentados o como ustedes gusten”, adelantó la cantante para interpretar uno de sus máximos hits durante casi los 20 años de trayectoria musical.

“Amores extraños” se convirtió en uno de los primeros temas en escucharse durante la velada que se convirtió en una serenata romántica para los presentes.

Con una singular sonrisa Laura recordó con nostalgia y alegría aquel incidente que le sucedió hace poco más de una década cuando fue ‘atacada’ por algunos insectos “que intentaban cantar con ella” su éxito radial en aquellos tiempos.

“Recuerdo muchas cosas, pero más cuando yo vine aquí y estaba toda lista y muy emocionada porque iba a empezar un show con un tema que sonaba mucho, que ustedes ya sabían pero de repente muchos, millones de mosquitos invadieron mi boca”.

Laura no desaprovechó la oportunidad para entregar a su público una versión pequeña de “Cielito lindo”, y recbió una ovación.

Después vino un popurrí en el que incluyó canciones como “El modo más sincero que sé”, “Surrender”, “Dos enamorados”, “Gente” e “Inolvidable”.

Los primeros acordes de “Heal the world” y las pantallas gigantes mostrando la imagen de Michael Jackson hicieron saber a los presentes que el momento de rendir tributo al Rey del Pop había llegado. Causando furor entre los asistentes, Laura rindió un corto y peculiar homenaje a quien consideraba su ídolo.

Cuando la italiana interpretó “Inolvidable” dijo: “Muchas personas me han dicho que esta canción los insita a hacer el amor y eso me da mucho gusto”.

“Se fue” y “La soledad” marcaron el final de la presentación de Pausini y uno de los momentos más emotivos cuando la intérprete regresó al escenario para traer consigo el calor de su primavera anticipada.

Show
Su escenario no lució solo, contó con:

3 coristas
2 bajistas
1 pianista
1 baterista

Además de ser de dos pisos con luces fosforescentes a las orillas.

La italiana puso a ‘la raza’ de pie y con los brazos arriba.

Los fanáticos, en los segundos que dejaba la in-térprete entre cada canción, gritaban fuertemente su nombre.

Vestuario

Laura realizó un segundo cambio de vestuario, que favoreció su figura, ataviada en un largo vestido color plateado, entallado de la parte superior, cayendo a partir de la cintura.

Fuente de la noticia: Eva Gándara

0 comentarios:

Publicar un comentario